Universidad Católica Argentina

Universidad Católica Argentina

Universidad

Ver Sedes | Ver Categorías | Listado de Ofertas Educativas

Fotografías de la Institución Educativa (5) Características

Misión de Nuestra Universidad

La Iglesia impulsa con renovada fuerza la urgente misión de evangelizar la cultura y las culturas. La Pontificia Universidad Católica Argentina, constituida por el Episcopado de la República Argentina como persona jurídica pública canónica, se reconoce a sí misma instrumento privilegiado en este empeño evangelizador, según las claras enseñanzas del Concilio Vaticano II, el Código de Derecho Canónico, la Constitución Apostólica "Ex Corde Ecclesiae" y el decreto de la Conferencia Episcopal Argentina que reglamenta su aplicación, el documento "Presencia de la Iglesia en la Universidad y la Cultura Universitaria", entre otros documentos magisteriales.

La misión de la Universidad es la constante búsqueda de la verdad mediante la investigación, la conservación y la comunicación del saber humano para bien de la sociedad (Ex Corde Ecclesiae, 30), en un marco de excelencia académica, liderazgo en el campo del conocimiento y compromiso con la comunidad.

Al mismo tiempo, en la Universidad, en cuanto Católica, los estudios y enseñanzas se han de realizar e impartir a la luz de la Fe, es decir, del reconocimiento de la Verdad Revelada, de tal forma que la actividad sea presidida e inspirada por dicha verdad, que se encuentra en la Sagrada Escritura y en la Tradición, con la guía del Magisterio de la Iglesia que, por institución divina, es su maestra y custodia (ECE, 27). Por ello, la fe católica impregna:

  • la investigación y la enseñanza,
  • la formación de los miembros de la comunidad universitaria y
  • la misión de servicio y compromiso con la sociedad y la Iglesia.

La Universidad organiza la enseñanza y formación integral para preparar a la juventud y a todas aquellas personas con vocación universitaria, en la labor específica de la cultura, de la investigación científica, del ministerio de la docencia superior y en el ejercicio de las profesiones liberales, cuidando de promover tanto su especialización científica, profesional, artística o técnica, cuanto su cultura universitaria y superior, haciéndola capaz de ejercer su vocación con competencia y un recto sentido católico de los propios deberes y cumplir así un rol dirigencial en la sociedad.

Por su propia identidad, la Universidad Católica debe dar una respuesta adecuada a los graves problemas contemporáneos, particularmente de la realidad argentina y regional, en el complejo campo de la cultura intelectual moderna, descubriendo en la Palabra revelada por Dios una interpelación, un mandato y un sustento.

La Universidad procura lograr "una presencia, por así decir, pública, continua y universal del pensamiento cristiano en todo esfuerzo tendiente a promover la cultura superior y, también, a formar hombres insignes por el saber, preparados para desempeñar funciones de responsabilidad en la sociedad y a testimoniar su fe en el mundo" (Concilio Vaticano II, Gravissimum Educationis, n. 10).

Como institución dependiente de la Conferencia Episcopal Argentina, la Universidad Católica Argentina, conforme le fuera eventualmente solicitado por los Obispos diocesanos, en la medida de sus posibilidades y cumpliendo con las normas canónicas y civiles, podrá crear facultades en todo el país, salvadas las condiciones de razonabilidad y factibilidad académica y económica de cada proyecto.

Para todo ello, se ha de constituir como auténtica comunidad, es decir, espacio humano vitalizado por la fe que brinda un desarrollo equilibrado e integral de la persona.

En su misión, la Universidad está animada por un espíritu evangélico misionero, de apertura y pluralismo. Por ello ha de proveer el ámbito donde se promueva el diálogo entre creyentes y no creyentes, sin renunciar a la verdad, en la mayor caridad.

En resumen, la Universidad Católica Argentina ha de brindar una formación integral, que realice la síntesis entre excelencia en el campo profesional y compromiso social desde una cosmovisión humanístico-cristiana.

Objetivos:

La UCA se propone responder a los desafíos del mundo actual aportando lo que le es propio en cuanto a:

Universidad: Trabajando a través de la investigación, el pensamiento y la docencia al servicio del hombre.
Para ello, promueve el examen de la realidad con los métodos propios de las distintas disciplinas y las integra en el necesario diálogo entre fe y razón. Tal integración insertada en las ciencias no es una cuestión meramente epistemológica, es fundamentalmente una inserción en la realidad. 
La búsqueda constante de calidad y excelencia desde el punto de vista académico garantiza la formación de profesionales capaces, a cargo de docentes dispuestos a perfeccionarse y actualizarse permanentemente y volcados a la investigación que aporte soluciones a la problemática del país.

Católica: Como tal, procura guardar su identidad y mantener una presencia viva de la Iglesia y su mensaje de salvación en la universidad y en la cultura. Actuar conforme a los valores cristianos traducidos en una ética en el modo de relacionarse, significa un compromiso que se adquiere para toda la vida y se proyecta en lo personal y en lo social.
La Universidad Católica es una universidad abierta que busca enriquecerse en la diversidad y en el diálogo respetuoso, que trata de formar no solamente al profesional eficiente que aporta soluciones técnicas a los problemas de la comunidad, sino también al ciudadano y al dirigente honestos.

Argentina: Se propone dar respuesta a las necesidades del hombre de hoy, con rostro visible, inserto en la nación y en el mundo. La Universidad debe estar presente en los más diversos ámbitos ofreciendo respuestas desde la docencia, la investigación y la reflexión y no perdiendo jamás de vista que ellas cobran verdadero sentido cuando pueden aplicarse a los desafíos concretos.

Líneas de acción:

Para cumplir su misión, la Universidad Católica Argentina, en el marco del Proyecto Institucional 2001-2006, ha fijado diversas líneas de acción, entre las que se destacan:

  • La misión de la Universidad ha de impregnar vitalmente toda su estructura y reflejarse en cada una de sus actividades, de tal manera que se constituya como un centro de altos estudios, según la más rigurosa concepción de una auténtica Universidad, mediante equipos de investigación, enseñanza y servicios de excelencia constituidos por profesores y estudiosos calificados que preparen a los jóvenes para que ejerzan su vocación con competencia y un recto sentido católico de sus deberes.
  • El diálogo entre ciencia y fe, señalado como prioritario por la Iglesia, se ha de asumir en toda la Universidad, ante todo, en el ejercicio ordinario de la docencia y la investigación, y mediante acciones concretas que fomenten una efectiva integración del saber. Particularmente, se promoverán cursos, conferencias, jornadas y trabajos de investigación, fundamentalmente a través del Instituto de Integración del Saber y de cada una de las Facultades. Las Facultades de Teología y Filosofía han de desempeñar un papel fundamental en este campo.
  • Las asignaturas filosóficas y teológicas deberán implementarse y articularse en conjunción con las disciplinas específicas, de modo que respondan a la unidad del saber y la formación integral del alumno. Estarán presentes en los planes de estudio de las diferentes carreras de manera tal que sean realmente formativas. Con motivo de la renovación de los planes de estudio, el Instituto de Cultura y Extensión Universitaria formará una comisión que estudie esta temática y eleve sus conclusiones al Consejo Superior.
  • Para la conformación de una auténtica comunidad universitaria han de promoverse encuentros y actividades espirituales, pastorales, culturales, sociales y recreativas destinadas a alumnos, docentes, graduados, directivos y administrativos. Una especial atención merece la integración de los alumnos que estudian en la sede de Capital Federal y provienen del interior del país. Para tal fin, se ha de procurar una acción convergente del Instituto de Espiritualidad y Acción Pastoral y de las unidades académicas, especialmente a través de los tutores de los primeros años de estudio y del diseño de actividades comunes de integración, como los cursos de ambientación, las actividades realizadas por el Centro Cultural de la Universidad, etc.
  • Las actividades deportivas y artísticas serán promovidas como valiosos instrumentos para un desarrollo integral de la persona y la integración de la comunidad universitaria.

 

Campus Facultad de Ciencias Agrarias (FCA):

A diferencia de la mayoría de las Facultades de la UCA, la FCA no está ubicada en Puerto Madero sino en un moderno edificio de la zona residencial del barrio de Colegiales.

Además de brindar la necesaria preparación académica, se procura formar profesionales para desempeñar su rol al servicio de las necesidades del país con la máxima responsabilidad en la búsqueda de soluciones a la problemática del campo y la empresa alimentaria, claves en la economía nacional.

La Facultad desarrolla actividades de investigación cuyos resultados pone al servicio de la comunidad para lo cual atiende consultas e inquietudes de los productores y del público en general a quienes ofrece asesoramiento.

Para complementar y profundizar la enseñanza en las aulas, la Facultad cuenta con laboratorios equipados con tecnología de última generación, campos para prácticas in situ, biblioteca especializada y estación meteorológica. Se programan periódicamente viajes de estudio a distintos puntos del país y se brindan cursos de idioma inglés en todos los niveles.

Categorías Sedes Últimas Consultas

Oferta Destacadas